top of page

Deudores de créditos: ciudadanos sin segunda oportunidad




A medida que avanza a muy buen ritmo la recolección de firmas para habilitar un plebiscito para que la población decida la suerte de las más de un millón de personas endeudadas y registradas en el Clearing, el trabajo de los estudios jurídicos o empresas de recuperación de adeudos a través de la adquisición de carteras vencidas (Mercurius la más conocida) vinculados a las financieras, continúa utilizando muchas técnicas con diferentes objetivos. El primero es ubicar al deudor, después sigue la tarea de investigar a los familiares directos para luego finalizar con la presión junto a la amenaza de embargo con secuestro de bienes.

Cobrando con información de empresas de telefonía

En el marco de la investigación realizada por La Mañana, nos llegaron denuncias con respecto a llamados recibidos por familiares de las personas deudoras. En uno de los casos, la persona usuaria de la empresa Claro, pero con su número dentro de una cuenta familiar a nombre de la madre, recibió la llamada de un reconocido estudio jurídico para cobrar la cuenta de uno de los hermanos, que no tiene número en la cuenta referida. De acuerdo a lo que nos manifestaban, la funcionaria expresó: “sabemos que no es la persona que buscamos, pero sí que es su hermano y queremos cobrar”. Ante la amenaza de recurrir a abogados para denunciar el acoso telefónico la comunicación se interrumpió y no se reiteró. En otro caso, la comunicación fue con la madre del deudor, titular de un servicio de telefonía fija y nuevamente la presión para realizar el cobro: “Dígale a su hijo que aparezca para que usted no tenga que pagar”.

Cobrando a las referencias

A la hora de otorgar un crédito, es común que se soliciten referencias personales las que no son chequeadas antes de finalizar el trámite. Es así que muchas personas nos han manifestado que reciben llamados de estudios jurídicos para interrogarles sobre personas que apenas conocen o que no ven hace años. Se acumulan las llamadas y los SMS, alguno de los cuales menciona: “Su número será cancelado”.

Publicidad engañosa

Los recursos de las empresas o estudios dedicados a la cobranza de deudas son inagotables. Un vecino nos aportó capturas de pantalla donde a través de SMS se lo intima para el pago bajo amenaza de acciones que nunca se concretan, dejando un número para comunicarse. Pero a la misma persona le llega un nuevo mensaje donde menciona dinero disponible aprobado, dejando como teléfono de contacto el mismo número al que se debía comunicar para responder sobre una deuda pendiente.

Financieras y sus intereses

En un país con más de un millón de personas en el Clearing, es importante el diálogo con personas que sufren la aplicación de intereses desmedidos. En diálogo con La Mañana, una persona que solicitó que su nombre se mantuviera en reserva comentó: “Yo quedé con un préstamo de $ 60.000 de una entrada de una propiedad, y con la crisis del 2002 no pude pagar más. Perdí el empleo en 2014 y me llamaron que estaba en $ 12 millones me amenazó de enviarme a la cárcel”.

Lo que no se sabe

Ante las continuas amenazas de embargo de sueldos y/o jubilaciones, la Oficina de Defensa del Consumidor dependiente del Ministerio de Economía y Finanzas expresa que existe la posibilidad de retención. Pero solo pueden retener la cuota de los haberes del deudor si este realizó la operación en una empresa con autorización legal para retener (cooperativas, asociaciones), o si lo autorizó al momento de la operación.

Por otra parte, la denuncia más frecuente está ligada a la aplicación de intereses desmedidos que tornan la deuda impagable. La página referida expresa: “Si el compromiso asumido no se abona en tiempo y forma se generan intereses moratorios. Estos intereses son capitalizables, es decir que el interés genera interés. Es por ese motivo que dependiendo del tiempo de atraso y de la tasa de mora cobrada por el acreedor, los saldos adeudados pueden distanciarse mucho del monto original”.

5 visualizaciones0 comentarios
Publicar: Blog2_Post
bottom of page