top of page

Lo que cuenta el ministro Lozano sobre la creación de Cabildo Abierto

Fuente: El Observador

Raúl Lozano sigue siendo, aún estando en el Ministerio de Vivienda, uno de los principales negociadores de su partido.

Raúl Lozano sigue siendo, aún habiendo pegado el salto del Senado al Ministerio de Vivienda y Ordenamiento Territorial (MVOT) durante la peor crisis de Cabildo Abierto, uno de los principales negociadores de su partido. 

El coronel retirado posterga desde hace seis meses cualquier pronunciamiento sobre las entregas de su antecesora Irene Moreira, hasta que no culmine una investigación administrativa de más de 9 mil fojas que ha tenido sucesivas prórrogas. 

En entrevista con El Observador, el ministro repasa los orígenes de Cabildo Abierto –tras las declaraciones del líder Guido Manini Ríos sobre su sugerencia del nombre Movimiento Social Artiguista (MSA) y su aviso en 2018 a correligionarios de que era "probable" que lo cesaran como comandante en jefe del Ejército–, reconoce que hubo "muchos llamados" a raíz de posibles "lozanistas" dentro del partido disgustados por el accionar de Moreira, se proyecta en una lista al Senado en 2024 y comenta los hitos de su gestión. 


Lleva unos seis meses en el MVOT. Llegó en una época turbulenta. ¿Cómo lo lleva?Sí, llegamos en momentos difíciles, pero hemos afrontado la gestión como entendemos debe ser. Hemos reacomodado acorde a mi impronta y mi perfil. Me gusta mucho trabajar en equipo y estoy muy conforme, la mayoría que ya estaban aquí y unos pocos nuevos. 


El Ministerio de Economía está alertando por el posible costo fiscal del proyecto de reestructura de deudas en UR, bajo la premisa de que lo que se votó en el Senado no refleja lo que se intentó establecer. ¿Comparte ese diagnóstico?Fuimos los primeros en presentar un proyecto en el Senado. Luego vinieron otros hasta que el Poder Ejecutivo presenta uno nuevo con todos, cuando nos convoca a los senadores Camy, Botana, Coutinho y a mí. Hay dos partes fundamentales: la reestructura, un alivio a esa gente que ha pagado sus viviendas en UR hasta tres veces y es de justicia solucionarlo; y por otra parte la fusión del Banco Hipotecario (BHU) con el Banco República (BROU). Para mí fue una sorpresa total. La presidenta del BHU nos manifestó que ellos mismos podían hacer frente a los costos. El BHU tiene una larga historia desde lo social. Yo vivo en una cooperativa de copropietarios en una vivienda hecha con préstamos del BHU. Creo importante lograr un equilibrio para que brinde todo su expertise a la Agencia Nacional de Vivienda (ANV), que no tiene la capacidad de personal para afrontar todas las carteras que le traspasarían. 


¿Está de acuerdo con acotar el beneficio de la reestructura, como piden el MEF y el BHU?Hablamos de viviendas sociales, que importan a este ministerio y tienen montos pequeños. 


Está de acuerdo en topear el valor de los inmuebles. Estoy de acuerdo en atender la problemática fundamental de las viviendas sociales... que justamente no son las viviendas caras. 


El precio del metro cuadrado ha sido uno de sus desvelos. Han buscado métodos alternativos como la madera, pero la propia ANV ha reconocido que no abarata, que en todo caso puede agilizar el proceso. ¿Se ha planteado si las exigencias hoy para construir no encarecen demasiado el metro cuadrado?Las exigencias ya fueron reguladas para que se cumplan con mayor celeridad. Se construyen viviendas con métodos alternativos y estamos muy de acuerdo en usar la madera, que ha pasado de 70 mil hectáreas forestadas en 1987 a más de un millón por la ley de Forestación. Me gusta mucho recorrer el interior y vemos continuamente pasar camiones con troncos hacia los puertos. Exportamos materia prima sin mayor valor agregado y esos mismos troncos después los importamos como muebles. Si nos comparamos con otros países, estamos en un buen nivel constructivo y con un buen nivel de vivienda pública que proporciona a los más frágiles, y hay que contar con los servicios públicos. 


Cualquiera puede ver mucha construcción, es una industria pujante. ¿Pero se traduce eso en más techo para las personas? Da la sensación de que a veces no llega. Hoy hay dos buques insignia: el plan Avanzar, que coordina el Plan Juntos con el Programa de Mejoramiento de los Barrios y el Plan Nacional de Relocalización; y el Entre Todos-Sueños en Obra para la clase media baja, que siempre ha estado un tanto olvidada. Las viviendas de interés social sirvieron para que los empresarios construyeran más, con más empleo y mejores sueldos a los trabajadores. Cumplió con una finalidad, pero no en bajar el precio. Casi todas las semanas autorizo más y más vivienda promovida pero en este caso se quiere llegar a una clase trabajadora que no puede comprar. Se permite un alquiler con opción a compra y se topea el precio final. Los inversionistas tienen mayores posibilidades para acceder al SIGA del BROU, y al beneficiario se le da la compensación económica no reembolsable, un subsidio que paga el Fondo Nacional de Vivienda y puede llegar hasta un 30%. 


El plan Avanzar supuso US$ 240 millones extra a través de un fideicomiso a la inversión histórica a los asentamientos. ¿Se asegura con las obras de regularización que haya un resultado para el asentamiento?Los resultados ya se están viendo y se van a ver más. Es importante la voluntad de integrar esos asentamientos a la sociedad pero se necesita dinero. El gobierno puso US$ 480 millones para atender específicamente a los asentamientos. Tratamos de acortar los plazos y acelerar los trabajos para construir más y mejores viviendas. 


¿Cómo se asegura que no resulte en un negocio? Ustedes conocen denuncias de ventas de casas y que el dueño vuelva a un asentamiento. La policía territorial son las distintas intendencias, y hablamos con ellos para que rápidamente conviertan en plaza de deportes o algo un terreno realojado para que no vuelva la gente ahí. Se ha frenado el crecimiento de los asentamientos. 


¿Cómo vio las declaraciones de Manini Ríos en el libro de Fernando Amado sobre su participación en la creación de Cabildo Abierto? Ustedes fue parte de la fundación. Él hizo su relato. En 2018 vimos mucho descontento, gente que no se sentía representada en el sistema político. Hubo movimientos anteriores al MSA, como el Partido Orden Republicano. Yo fui a algunas reuniones sin integrar esos movimientos y ahí no estaba el general Manini.


¿La idea del nombre fue de él?El nombre Cabildo Abierto fue idea del senador Guillermo Domenech. Fundamos el MSA el 29 de noviembre de 2018. El 8 de diciembre se hace el acta fundacional de Cabildo Abierto. Allí empezamos a recolectar las firmas, a mediados de enero de 2019. 


¿Ya sabían que el candidato iba a ser Manini?No. Cuando presentamos eso, el nombre todavía era partido MSA. La Corte no nos acepta el nombre "artiguista", porque era de todos los uruguayos. Cuando viene esa respuesta de la Corte, descartamos reclamar y estar presentes lo antes posible. Teníamos la duda si presentarnos en 2019 o 2024.


¿En su cabeza estaba Manini como referente?En nuestra cabeza estaba Manini como referente pero en principio para 2024. Posteriormente se dan las circunstancias y fue para 2019. En esas reuniones surgía: "Tiene que ser ahora", "no tiene que ser ahora". Bueno, la verdad era que Manini todavía estaba en actividad. Yo no leí el libro, pero digo mi verdad.


Usted es fundador del MSA y ahora surgió un sector liderado por Eduardo Radaelli como su "férreo" defensor. ¿Se siente parte de ese Espacio de los Pueblos Libres?No, yo no soy parte, estoy exclusivamente dedicado a la gestión. El futuro dirá dónde estoy yo. 


Usted es consciente de que se habló en un momento de los "lozanistas", como disgusto con el caso de Irene Moreira. Muchos me lo han hecho llegar, sí, pero estoy abocado al ministerio. He recibido muchos llamados pero no provoco ninguna corriente. Sí me siento parte del MSA. 


¿En qué rol piensa estar para 2024?Probablemente ocupando algún lugar en el Senado de la República. 


Por la ley uruguaya en general van dos hombres y una mujer en el armado de la nómina. ¿Cree que Irene debería estar de vuelta encabezando?Creo que todavía estamos muy temprano, faltan las elecciones internas. Se verán los votos de cada uno y se armarán las listas. 


¿No tiene opinión personal sobre eso?No tengo. No sé cuántas corrientes van a haber. Quizás ella integre alguna corriente y en otras no. 


¿Cómo afectó a la institucionalidad del MVOT las adjudicaciones directas de vivienda?No, creo que no lo afectó. El ministerio siguió su marcha en todos los programas, ninguno se dejó de utilizar. 


¿No hubo un momento de incertidumbre cuando quedó bajo la lupa con la suspicacia de los criterios que se tenían para las entregas de vivienda? En Nueva York y Yi, usted vio a una vecina visiblemente enojada por la situación. Sí, no fue una situación cómoda para mí. Era mi primera entrega de viviendas y ahora llevo decenas y decenas. No tuve ninguna más con esas características. Llegaba recién al ministerio y yo no había sido ni arte ni parte. 


Antes de que explotara la crisis por el caso Marset había una descoordinación total en la coalición. Cabildo no apoyó la reforma de la Caja de Profesionales, votó junto al FA y algunos blancos el proyecto de Casa de Galicia, votaron contra el veto parcial en la Rendición de Cuentas. ¿Cuál es la estrategia de aquí en más?Cuando todo surgió en 2018 y existían esos otros movimientos, surgieron por algo. Los que integramos Cabildo Abierto y los votantes no se sentían representados por el resto del sistema, llámese el FA que estaba en el gobierno desde hacía 15 años, ni Partido Nacional ni Partido Colorado. Cabildo Abierto es diferente. Nos sentimos, sí, parte de la coalición republicana, y no solo por ser la llave para inclinar la balanza para un lado o para el otro. 


Las cuestiones medulares siempre las han votado.Siempre las hemos votado y hemos puesto mejoras a los distintos proyectos de ley. Que alguno de ellos coincidiera con el FA, realmente no nos afecta. Estamos trabajando para la mayor felicidad de la gente. Cabildo va a continuar con su impronta para las próximas elecciones. Hay que ofrecer distintas posibilidades para que los votantes que se sienten disconformes con algo que haya pasado dentro de las figuras más renombradas de Cabildo puedan elegir otro sector, pero siempre adentro. 


¿Las tienen? ¿Por fuera de Manini existen?No, el líder de Cabildo Abierto es el general Guido Manini Ríos. Luego hay corrientes con ciertos liderazgos. Podrá surgir alguna nueva opción, no lo puedo descartar, pero hoy es la figura de Manini Ríos la que nos encolumna a todos. 


¿Van a votar la ley de medios que salió de comisión de Diputados?Hay diferencias que tendrán que subsanarse. Está en el Parlamento, pero tenemos la mejor disposición para solucionarlo. 


¿Cómo tomó que no saliera el proyecto de prisión domiciliaria preceptiva para mayores de 65 años?Cabildo surge por no sentirnos representados y que siempre se fuera por el camino políticamente correcto. Siento mucho dolor y respeto por lo que pasó hace 50 años con un enfrentamiento armado. Lo mismo está aconteciendo con el Estado de Israel defendiéndose contra Hamás. No dudo que mueren personas inocentes, pero lamentablemente eso es la guerra. Hace tantos años en Uruguay también sucedió algo así, pero las cosas hay que medirlas en su justa medida y dentro de un contexto histórico. No podemos hablar de miles, muchas veces se habla de personas que en realidad no desaparecieron acá, sino en otros países. No es viable decir que se hizo una reconstrucción histórica sin pruebas. Así ha sido condenada gente acá. Alguien de 90 años preso me parece una aberración a los derechos humanos. Personas que las han llevado presas padeciendo, pobres, alzheimer. Eso es venganza, no justicia. Es por lo menos mi verdad.


¿No tiene confianza en la Justicia?En la Justicia tengo mucha confianza porque es algo sublime, está dentro de todos. Pero no tengo confianza en algunos hombres que están en la Justicia. 

12 visualizaciones0 comentarios

コメント

5つ星のうち0と評価されています。
まだ評価がありません

評価を追加
Publicar: Blog2_Post
bottom of page